El blog de Liz: Carpe Diem para siempre

El blog de Liz: Mientras el tumor evoluciona, parte 11-MainPhoto

Mientras el tumor evoluciona, parte 11 (epílogo)

Nota del editor: Elizabeth Churchill comenzó a escribir en su blog en el 2006 después de que un tumor del tamaño de una toronja en sus pulmones fuera diagnosticado como linfoma maligno en estadio IV altamente agresivo. Antes de su diagnóstico de cáncer, era autora de una columna hortícola, una entusiasta levantadora de pesas y la dueña de una casa con un hermoso jardín al noreste de Nueva Orleans. Una vez que comenzó su tratamiento, no pudo seguir trabajando, su relación con su prometido terminó, y se endeudó tanto que tuvo que vender su casa para pagar las cuentas. Sin trabajo y sin seguro médico, Churchill comenzó a escribir para mantener a sus familiares y amigos informados y, del mismo modo, mantenerse sana. Aquí transcribimos unos cuantos fragmentos de sus publicaciones.

Me desperté esta mañana con un sombrío dolor detrás de mí esternón, justo donde solía estar la masa mediastinal del tamaño de una uva. O tal vez aún está ahí; no lo sé. El dolor podría ser por haber tratado de hacer muchas lagartijas ayer, o podría ser que el tumor esté creciendo de nuevo y ejerce presión en mi esternón.

También he tenido, durante los últimos días, un poco de tos molesta. Podría ser por el goteo postnasal causado por el clima frío, o podría ser el tumor ejerciendo presión en mis pulmones y esófago de nuevo. Oh, ¿y este dolor de cabeza leve que siento como escondido en segundo plano? Podría ser la tensión por la tomografía computarizada de mañana, o podría ser un tumor cerebral. Los sudores nocturnos, que me dejan empapada, podrían ser los sofocos de la menopausia inducida por la quimioterapia, o podrían ser un síntoma de un linfoma recurrente. No lo sé, no lo sé, no lo sé.

Y la cosa es que esta preocupación no de saber qué pasa será mi realidad por el resto de mi vida. Cada pequeño dolor o hinchazón o tos o síntoma podría ser el cáncer emergiendo, o podría ser nada. Me doy cuenta de que tengo que encontrar una forma de coexistir con esta incertidumbre perenne sin alterarme. Sin importar si me quedan dos meses de vida u otros 25 años, de verdad no quiero usarlos haciendo respiración Lamaze en una bolsa de papel.

Seguir Leyendo: Page 1 of 2

Siguiente