Campilobacteriosis: Una enfermedad ligada a los alimentos y su relación con el pollo

Campilobacteriosis: Una enfermedad ligada a los alimentos y su relación con el pollo-MainPhoto

La mayoría del pollo crudo que se compra en las tiendas viene con un extra: campilobacteriosis, la causa principal de enfermedad transmitida por los alimentos en los Estados Unidos. De acuerdo con la Food and Drug Administration, esta bacteria fue hallada en el 20% del 100% de las pechugas de pollo que la agencia analizó en varias inspecciones. Si no tiene cuidado, es posible que también se infecte.

Las infecciones de Campylobacter no parecen afectar a los pollos, pero en los humanos es otra historia. Si este germen invade a su sistema digestivo, su cuerpo tratará de expulsarlo. En un plazo de 10 días después de adquirir el germen, podría desarrollar diarrea (posiblemente teñida con sangre), náuseas, vómito, cólicos, dolor estomacal y fiebre. Esta enfermedad, llamada campilobacteriosis, ataca a aproximadamente 2.4 millones de estadounidenses al año.

¿La campilobacteriosis es grave?

Para la mayoría de las personas, la campilobacteriosis no es más que una pequeña molestia. En una semana, más o menos, el germen habrá desaparecido y sus síntomas serán un recuerdo desagradable. Sin embargo, en algunos casos, es mucho más grave. Después de varias semanas de haber adquirido campilobacteriosis, cerca de una de 1.000 personas desarrollaran el síndrome de Guillain-Barré, una enfermedad que causa parálisis temporal. La infección también puede causar artritis a largo plazo. Si su sistema inmune está débil, la Campylobacter puede causar una infección fatal en su torrente sanguíneo.

¿Cómo puede adquirir campilobacteriosis?

En su mayoría, la causa más común de campilobacteriosis es carne de aves de corral que está cruda o medio cruda. Una sola gota de jugo de pollo puede ser suficiente para hacer que se enferme. Si muchas personas en la misma área se enferman al mismo tiempo, el suministro de agua podría estar contaminado. Unas cuantas personas la han adquirido por beber leche no pasteurizada o por limpiar un lugar después de que perros o gatos enfermos lo hayan ensuciado.

Seguir Leyendo: Page 1 of 2

Siguiente