¿Qué causa las alergias infantiles y la fiebre del heno?

¿Qué causa las alergias infantiles y la fiebre del heno?-MainPhoto

Todos los cuerpos humanos tienen un arsenal de químicos para luchar contra las bacterias, los virus y contra otros intrusos, pero, algunas veces, estas armas no funcionan correctamente. Si su hijo tiene alergias, es que reacciona a cosas en el medio ambiente que no son invasivas. El cuerpo produce anticuerpos, y cuando su hijo queda expuesto por segunda vez a lo que causó la irritación, su cuerpo libera ciertos químicos. Uno de estos químicos (histaminas) no sólo ataca a invasores peligrosos, sino también a los que son inofensivos, como moho, polen, comida y caspa (pequeños copos de piel de las mascotas). En vez de proteger al cuerpo, la histamina podría generar ataques de estornudos, nariz que moquea o pica, ojos rojos y garganta irritada.

Estos síntomas clásicos podrían manifestarse muy precozmente en la vida, pero normalmente aparecen en los niños aproximadamente cuando llegan a preescolar o a primer grado. Además de una nariz que pica y que moquea, los niños pequeños y los bebés con alergias frecuentemente desarrollan eczema, que es una erupción cutánea escamosa que pica y que podría brotar cuando se ven expuestos a un alérgeno (una sustancia que desencadena alergias).

También te puede interesar

Algunas reacciones son mucho más graves que otras. Las alergias a los alimentos (como a los maníes) o a las picaduras de los insectos (como a la picadura de las abejas) puede ser mortales. Si su hijo tiene tal alergia, siempre debe tener a mano un botiquín de autoinyección (EpiPen) que contenga una jeringa y el fármaco epinefrina (adrenalina). Las alergias estacionales, como la “fiebre del heno” y otras alergias causadas por partículas en el aire, son mucho más comunes y rara vez son mortales.

¿Por qué mi hijo es alérgico?

Nadie sabe con exactitud  por qué algunos niños desarrollan alergias y por qué otros no, pero el problema, definitivamente, tiene que ver con la familia. Si a usted o a su esposo les lagrimean los ojos cuando están cerca de gatos o estornudan muchas veces al día durante la temporada de polen, hay una buena probabilidad de que su hijo también lo hará. Incluso si no sufriera de alergias, ustedes pueden transmitirle a su hijo genes que harán que sea especialmente sensible a su ambiente.

Seguir Leyendo: Page 1 of 3

Siguiente