¿Por qué no todas las mujeres embarazadas sienten náuseas y malestar?

Mujer con síntomas de embarazo como náuseas matutinas y ganas de vomitar

Mujer con síntomas de embarazo como náuseas matutinas y ganas de vomitar

Cuando me enteré que estaba embarazada con mi primer hijo, quería vomitar. Y no me refiero en el sentido de que estaba asustada o disgustada por la noticia. ¡Por supuesto que no! Créeme, me sentía la mujer más feliz sobre la faz de la Tierra. Durante horas, me quedé mirando la prueba de plástico, pintada con dos líneas de color rosa oscuro, y que llenaba todo mi ser de emoción por el nuevo capítulo en mi vida que estaba por comenzar.

Fueron los días siguientes a la gran noticia que me quedé esperando sentir aquello de lo que toda mujer embarazada hablaba: las náuseas matutinas. Quería sentirme embarazada. Quería llamar a mi familia y amigos para compartirles como mis síntomas relacionados con el embarazo estaban invadiendo mi cuerpo a toda velocidad al igual que algunas de mis amigas que ya eran madres los habían compartido conmigo cuando estaban esperando.

Al llegar a la semana siete, ya me había abastecido de galletas saladas y soda de jengibre. (Había leído en algún sitio en la web que estos dos serían muy útiles para combatir las ganas de vomitar.) Esperaba pacientemente cada mañana preguntándome si la necesidad de correr al baño y de lanzarme sobre el inodoro iba a llegar. Pero no sentia nada. Ningún malestar. Ni siquiera un poquito.

¿Cómo te sientes?”, me preguntaba con frecuencia una amiga cercana que estaba esperando gemelos. La verdad era que nunca me había sentido mejor.

Al llegar a la semana nueve ya estaba ansiosa de ir a mi cita con el ginecólogo. Ahora lo que quería era asegurarme de que efectivamente estuviera embarazada. Un ultrasonido. ¡Algo que confirmara mi estado! ¿Las pruebas de embarazo de orina no se equivocan, o sí?

Sí, sí estaba embarazada. Así que cuando mi doctor me preguntó que cómo me sentía, le contesté con otra pregunta “¿Por qué no siento náuseas matutinas ni ganas de vomitar como la mayoría de las mujeres embarazadas?”

“¿Quieres decir como en las comedias románticas?” me respondió. No había pensado en eso, pero sí. Pues bien, resulta que no todas vamos a tener una escena como la de la actriz Katherine Heigl en la película “Knocked Up” – y es perfectamente normal.

“Parte de sentir náuseas durante la gestación es simplemente la forma en que algunas mujeres reaccionan a los niveles de HCG elevados (gonadotropina coriónica humana), una hormona que produce el cuerpo de la mujer en grandes cantidades durante la primera etapa del embarazo”, dice el Dr. Robert Atlas, OB / GYN, del centro para familia y niños de Mercy Medical Center en Baltimore, Maryland. “Algunos casos pueden deberse a una gestación múltiple, lo cual produce niveles más altos de HCG que lo normal.”

No es de extrañar que mi amiga, la cual estaba esperando gemelos me contara que apenas y podía retener una comida al día.

“Por otra parte, los embarazos anormales pueden causar que los niveles de HCG se disparen- esto es particularmente cierto para los embarazos molares y molares parciales”, añade el Dr. Atlas. Espera, ¿pero qué es un embarazo molar?

Un embarazo molar ocurre cuando un óvulo es fertilizado, pero en lugar de que resulte en el desarrollo de un feto normal, la placenta se convierte en una masa anormal llena de quistes, sin un bebé en camino.

¡Tranquila! No hay necesidad de entrar en pánico. Los embarazos molares son bastante raros. Según el Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología, aproximadamente 1 de cada 1,000 embarazos resultan en embarazo molar en los Estados Unidos.

“Algunas mujeres embarazadas que padecen de mucho estrés pueden sentir náuseas/ vómitos con mayor frecuencia”, señala el Dr. Atlas. Por lo tanto, si estás demasiado preocupada por completar la lista de quehaceres antes de que nazca tu bebé, respira profundo y mejor acude a una clase de yoga prenatal o un masaje que te ayude a liberar la tensión.

Seguir Leyendo: Page 1 of 2

Siguiente