Cuándo debes preocuparte por el sangrado rectal

Cuándo debes preocuparte por el sangrado rectal

Cuándo debes preocuparte por el sangrado rectal

Si tienes sangrado rectal, esta guía puede ayudarte a identificar algunas de las causas que mejor podrían explicar tus síntomas. También puede ayudar a explicar las recomendaciones de tu médico en base a tu evaluación y tratamiento. Esta guía no pretende reemplazar la evaluación directa con tu médico.

El sangrado rectal se refiere a la sangre oscura o roja que se ve con un movimiento intestinal o en ocasiones entre estos. Puede que notes sangre en el inodoro o en el papel higiénico.

Siempre debes consultar a tu médico si notas sangrado rectal.

Al responder unas cuantas preguntas, te llevaremos a la información pertinente a tu situación personal.

Haz clic aquí para comenzar

Nos va a ayudar saber cómo te enteraste de tu sangrado. Algunas personas ven la sangre en las heces y otras se enteran a través de un médico por una prueba química que da positiva de sangre en las heces (llamado guiac o hemocultivo).

Vi sangre.

Un test químico determinó que mis heces contenían sangre.

Una prueba química ha detectado sangre en tus heces. Esto sugiere que has estado al cuidado de un médico, ya sea para evaluar tus síntomas o para un examen de rutina.

La sangre que se filtra poco a poco en las heces puede ser imperceptible a simple vista, sin embargo puede equivaler a una cantidad significativa de pérdida de sangre con el transcurso del tiempo. Tu médico debe realizar (o quizás ya lo hizo) un análisis de sangre para determinar si tienes anemia (un recuento bajo de glóbulos rojos) debido a tu pérdida de sangre. La cantidad de hierro en tu cuerpo también debe ser medida a través de un examen de sangre.

Si tienes dolor de estómago o náuseas, el médico puede recomendar una endoscopia (EGD), se trata de una evaluación con una cámara de tu tracto digestivo superior. Esta prueba busca una úlcera. Si no tienes dolor abdominal superior o náuseas, tus médicos pueden recomendar una prueba de colonoscopia para detectar pólipos u otras causas de sangrado en el colon. Algunas personas necesitan ambas pruebas para determinar el origen del sangrado.

Entre las causas de sangre invisible en las heces se incluyen:

Úlcera péptica

Es posible que las úlceras pépticas sangren mucho, pero también pueden depositar pequeñas cantidades de sangre en las heces.

Pólipos de colon

Los pólipos de colon son protuberancias de tejido del intestino que cuelgan o sobresalen en el hueco del colon. A veces sangran. Los pólipos necesitan ser removidos, ya que pueden formar cánceres si se dejan dentro del intestino.

Cáncer de colon

El cáncer colorrectal es la segunda causa más común de muerte por cáncer en los Estados Unidos. Se puede prevenir, si los pólipos de colon son descubiertos y eliminados. El cáncer colorrectal se puede curar mediante cirugía si se identifica en una etapa temprana. El cáncer es más común en las personas que tienen más de 50 años de edad.

El sangrado de los intestinos puede ser alarmante, y es difícil estimar el volumen de sangre que estás viendo. Es importante recibir atención médica urgente si tienes un sangrado sustancial. Por favor, revisa los síntomas típicos de una gran hemorragia rectal y una hemorragia rectal mínima, así podrás calcular tu propia cantidad de sangrado.

Síntomas de una gran hemorragia rectal

Si tienes un gran sangrado rectal, sangre de color rojo brillante o marrón oscuro se vierte por el recto y se acumula en tu ropa, ropa de cama o en el inodoro. Puedes pasar coágulos visibles junto con la sangre. La sangre puede lucir negra y tener una textura espesa y pegajosa como el alquitrán. Estos cambios se producen si la sangre ha sido parcialmente digerida pasando a través de una parte de tu tracto digestivo superior. A la sangre negra alquitranada se le llama “melena”. Las grandes hemorragias rectales pueden provocar mareos o desmayos, anemia, o la necesidad de transfusión de sangre.

Síntomas de una hemorragia rectal mínima

Muchas personas experimentan pequeñas cantidades de sangrado por el recto. Estas pequeñas cantidades de sangre pueden empapar o manchar el papel higiénico, también pueden dejar pequeñas o grandes manchas de sangre en la ropa interior, gotear en el inodoro, y cambiar el color del agua del inodoro a un color rosa brillante o rojo. El sangrado rectal mínimo generalmente se detiene en uno o dos minutos cada vez que se produce.

Por favor, elige la afirmación más precisa sobre tu sangrado:

Mis síntomas pueden ser descritos como sangrado rectal mínimo.

Mis síntomas muestran que he tenido un gran sangrado rectal.

Tu sangrado puede ser una emergencia médica. Es posible que necesites líquidos por vía intravenosa, una transfusión de sangre, o un tratamiento urgente para detener la hemorragia o evitar que se reinicie. Incluso si el sangrado se ha detenido, debes visitar a tu médico o un centro de emergencias hoy mismo.

Evita tomar aspirina o medicamentos para el dolor no esteroideos (ibuprofeno (Motrin), naproxeno (Aleve y Naprosyn) y otros) antes de ver a un médico, ya que estos medicamentos pueden empeorar el sangrado.

Las causas más comunes de las hemorragias profusas incluyen:

Divertículos

Hasta la mitad de todas las hemorragias intestinales inferiores en adultos resultan del sangrado por “divertículos“. Muchos adultos forman “divertículos”, que son pequeñas bolsas en forma de globo, que son empujadas hacia fuera del revestimiento del colon. La mayoría de los divertículos se forman junto a una arteria pequeña, debido a que el tejido delgado es más débil alrededor de estas pequeñas arterias. (El músculo del intestino cuenta con un espacio donde se encuentra cada arteria y esta brecha es el lugar más fácil para que un bulto sea empujado.) Al expandirse los divertículos, esta pequeña arteria se puede romper y causar un sangrado profuso.

Vasos sanguíneos frágiles (y anormalmente formados)

Algunos episodios de sangrado intestinal inferior en adultos son causados por vasos sanguíneos anormales cerca de la superficie interior del intestino. Este tipo de vaso sanguíneo, conocido como una “malformación arteriovenosa” (MAV, también llamado “angiodisplasia”) se forma en los adultos mayores y puede estar presente en múltiples lugares. Cuando se dañan o rompen, pueden sangrar profusamente.

Úlcera péptica

Es posible que las úlceras pépticas sangren profusamente. Con frecuencia, esto trae como resultado una sangre negra, similar al alquitrán por el recto. Ocasionalmente, puede causar sangre de color marrón o roja por el recto.

Pólipos en el colon

Los pólipos en el colon son protuberancias de tejido delgado que cuelgan o sobresalen en el hueco del colon. A menudo sangran. Los pólipos deben ser eliminados, ya que pueden formar cánceres si se dejan en el intestino.

Cáncer colorrectal

El cáncer no suele causar un sangrado profuso, repentino, pero en ocasiones puede causar este síntoma. El cáncer colorrectal es la segunda causa más común de muerte por cáncer en los Estados Unidos. Es prevenible, si los pólipos de colon son descubiertos y eliminados. El cáncer colorrectal se puede curar mediante cirugía si se encuentra en una etapa temprana.

Un sangrado rectal como el tuyo es experimentado por muchas personas. Sólo unas pocas personas que tienen sangrado también tienen dolor en el ano o la zona rectal. Cuando el dolor se produce con las deposiciones, esto puede ser un indicio del origen del sangrado.

¿Tienes dolor en la ingle, los glúteos o el ano al evacuar?

Sí, tengo dolor al evacuar.

No, no tengo el dolor al evacuar.

Algunas causas de sangrado rectal se asocian con diarrea o necesidad de evacuar antes de que las heces estén completamente formadas o cuando tu recto continúa vacío. Un patrón de ganas repetidas de tener una evacuación intestinal que no dan lugar al paso de las heces es un síntoma llamado “tenesmo”. La diarrea o tenesmo pueden ser importantes pistas sobre la causa del sangrado rectal.

¿Estás teniendo una nueva diarrea o deseos de defecar que no te ayudan a pasar las heces?

Sí, estoy teniendo diarrea o deseos de defecar.

No, yo no estoy teniendo estos síntomas.

El sangrado rectal es especialmente preocupante si tienes síntomas que podrían resultar de un cáncer de colon u otra enfermedad grave. Por favor, revisa los siguientes síntomas que deben ser causa de una preocupación adicional:

  • fiebre
  • perdida de peso
  • sudoración nocturna pronunciada
  • heces que son mucho menos frecuentes de lo habitual para ti
  • heces que en su mayoría son mucosidad
  • heces que no son más anchas que un lápiz.

¿Tienes alguno de los síntomas mencionados anteriormente?

Sí, tengo al menos uno de estos síntomas.

No, no tengo estos síntomas.

Los pólipos en el colon pueden conducir a cáncer, y tanto los pólipos como el cáncer pueden ser hereditarios.

¿Tú o algún miembro de la familia ha tenido un pólipo de colon o cáncer de colon?

Sí, alguien de mi familia ha tenido un pólipo o cáncer.

Tu sangrado es más preocupante debido a tu historial personal o familiar.

La mayoría de las personas con un sangrado rectal mínimo no tienen una causa peligrosa de sus síntomas. Sin embargo, debes comunicarte con tu médico, ya que tu probabilidad de tener un pólipo o cáncer se incrementa.

Si tu madre, padre, hermana o hermano ha tenido pólipos de colon o cáncer, estás en un riesgo mayor. El nivel de riesgo depende de tu edad actual y la edad en que uno o más familiares de primer grado fue diagnosticado con un pólipo o cáncer. Es probable que se recomiende una colonoscopia ahora o en el futuro.

Si eres mayor de 50 años o has tenido un pólipo, lo más probable es que tu médico te recomiende una colonoscopia.

Pólipos en el colon

Los pólipos en el colon son protuberancias de tejido delgado que cuelgan o sobresalen en el hueco del colon. A menudo sangran. Los pólipos deben ser eliminados, ya que pueden formar cánceres si se dejan en el intestino.

Cáncer colorrectal

El cáncer colorrectal es la segunda causa más común de muerte por cáncer en los Estados Unidos. Es prevenible, si los pólipos de colon son descubiertos y eliminados. El cáncer colorrectal se puede curar mediante cirugía si se encuentra en una etapa temprana.

Hasta ahora has indicado que has visto sangrado rectal sin presentar otros síntomas, y no tienes antecedentes familiares de pólipos o cáncer. La probabilidad de que un cáncer de colon sea la causa de tu sangrado rectal es baja. Se ha estimado que el 90 por ciento de todos los episodios de sangrado rectal mínimos provienen de cambios benignos en el área del recto o del ano. Las hemorroides son la causa más común de sangrado.

Sin embargo, todavía necesitas ser evaluado para identificar una causa. Comunícate con tu médico.

Tu edad será un factor que tu médico va a considerar al evaluar tu sangrado rectal.

¿Cuántos años tienes?

Menor de 30 años

Entre 30 y 40

Entre el 40 y el 50

50 años o más

El diagnóstico más probable para explicar tu sangrado es hemorroides. Sin embargo, por tu edad estás en mayor riesgo de padecer cáncer de colon o pólipos. Tu colon debe ser controlado cuidadosamente para asegurarte de que no tienes cáncer. La prueba que más probablemente te recomienden es la colonoscopia.

Hemorroides

Las hemorroides son venas justo debajo de la superficie interior del recto y del ano. Las hemorroides pueden llegar a estar demasiado sobrecargadas y abultadas, sobre todo cuando hay una tensión para empujar por causa de una deposición que interfiere repetidamente con la circulación normal de estas venas. Una hemorroide abultada puede desarrollar un área débil que puede permitir que pequeñas cantidades de sangre se derramen en el recto. Las hemorroides pueden causar picazón o pueden manchar o humedecer la ropa interior. La mayoría de las hemorroides no causan dolor, pero algunos lo hacen causar dolor, sobre todo si se forma un coágulo de sangre, creando una “trombosis” hemorroidal.

Tu médico tratará de identificar las hemorroides durante una visita al consultorio. Una inspección de tu ano y el recto será necesario para confirmar tu diagnóstico. Un cilindro hueco lubricado llamado “anoscopio” puede ser utilizado por tu médico durante tu examen. Este tubo hueco es de aproximadamente del diámetro de un movimiento de intestino normal. Puede ser empujado suavemente contra tu ano y se inserta cuatro o cinco pulgadas en el recto para que tu médico pueda ver tu recto. Incluso si las hemorroides son encontradas en tu examen, es necesario tener pruebas adicionales para asegurarse de que no tienes pólipos en el colon o cáncer.

Pólipos en el colon

Los pólipos en el colon son protuberancias de tejido delgado que cuelgan o sobresalen en el hueco del colon. A menudo sangran. Los pólipos deben ser eliminados, ya que pueden formar cánceres si se dejan en el intestino.

Cáncer colorrectal

El cáncer colorrectal es la segunda causa más común de muerte por cáncer en los Estados Unidos. Es prevenible, si los pólipos de colon son descubiertos y eliminados. El cáncer colorrectal se puede curar mediante cirugía si se encuentra en una etapa temprana.

El diagnóstico más probable para explicar tu sangrado es hemorroides. Debido a que te estás acercando a la edad en que aumenta el riesgo de cáncer, debes confirmar que tu sangrado proviene de una hemorroide u otro problema benigno, o de lo contrario debe ser examinada para detectar pólipos o cáncer. Tu sangrado sólo debería atribuirse a las hemorroides éstas son visibles al médico examinarlas y si están goteando sangre de forma activa mientras tu médico hace la inspección. Si tu médico ve que las hemorroides sangran activamente debajo de la superficie del recto, a continuación, la mayoría de los expertos estarían de acuerdo de que a tu edad, es posible que no requieras pruebas adicionales. La prueba adicional puede ser necesaria en el futuro si los síntomas persisten o si se desarrollan síntomas adicionales que son preocupantes para los pólipos o cáncer.

Una inspección de tu ano y el recto será necesario para confirmar tu diagnóstico de hemorroides sangrantes. Un cilindro hueco lubricado llamado “anoscopio” puede ser utilizado por tu médico durante tu examen.

Si las hemorroides no son visibles y hay un sangrado activo en el momento de tu examen, debes tener una evaluación más exhaustiva para comprobar si hay pólipos de colon o cáncer. La colonoscopia es la prueba que más probablemente sea recomendada para este propósito.

Hemorroides

Las hemorroides son venas justo debajo de la superficie interior del recto y del ano. Las hemorroides pueden llegar a estar demasiado sobrecargadas y abultadas, sobre todo cuando hay una tensión para empujar por causa de una deposición que interfiere repetidamente con la circulación normal de estas venas. Una hemorroide abultada puede desarrollar un área débil que puede permitir que pequeñas cantidades de sangre se derramen en el recto. Las hemorroides pueden causar picazón o pueden manchar o humedecer la ropa interior. La mayoría de las hemorroides no causan dolor, pero algunos lo hacen causar dolor, sobre todo si se forma un coágulo de sangre, creando una “trombosis” hemorroidal.

Pólipos en el colon

Los pólipos en el colon son protuberancias de tejido delgado que cuelgan o sobresalen en el hueco del colon. A menudo sangran. Los pólipos deben ser eliminados, ya que pueden formar cánceres si se dejan en el intestino.

Colorectal cancer

El cáncer colorrectal es la segunda causa más común de muerte por cáncer en los Estados Unidos. Es prevenible, si los pólipos de colon son descubiertos y eliminados. El cáncer colorrectal se puede curar mediante cirugía si se encuentra en una etapa temprana.

Hemorroides

Tu edad hace que sea menos probable que el origen de la hemorragia sea algo tan serio como un pólipo o cáncer. Pero todavía justifica una investigación. Tu sangrado sólo debería atribuirse a las hemorroides, si las hemorroides son visibles durante el examen de un médico. Si tu médico ve las hemorroides bajo la superficie de tu recto, entonces la mayoría de los expertos estarían de acuerdo que a tu corta edad, es posible que no requieras pruebas adicionales. Si las hemorroides no son visibles como para explicar tu sangrado, entonces deberás realizarte una evaluación adicional para comprobar si hay pólipos en el colon.

Hemorroides

Las hemorroides son venas justo debajo de la superficie interior del recto y del ano. Las hemorroides pueden llegar a estar demasiado sobrecargadas y abultadas, sobre todo cuando hay una tensión para empujar por causa de una deposición que interfiere repetidamente con la circulación normal de estas venas. Una hemorroide abultada puede desarrollar un área débil que puede permitir que pequeñas cantidades de sangre se derramen en el recto. Las hemorroides pueden causar picazón o pueden manchar o humedecer la ropa interior. La mayoría de las hemorroides no causan dolor, pero algunos lo hacen causar dolor, sobre todo si se forma un coágulo de sangre, creando una “trombosis” hemorroidal.

Tu médico tratará de identificar las hemorroides durante una visita al consultorio. Una inspección de tu ano y el recto será necesario para confirmar tu diagnóstico. Un cilindro hueco lubricado llamado “anoscopio” puede ser utilizado por tu médico durante tu examen. Este tubo hueco es de aproximadamente del diámetro de un movimiento de intestino normal. Puede ser empujado suavemente contra tu ano y se inserta cuatro o cinco pulgadas en el recto para que tu médico pueda ver tu recto.

Pólipos en el colon

Los pólipos en el colon son protuberancias de tejido delgado que cuelgan o sobresalen en el hueco del colon. A menudo sangran. Los pólipos deben ser eliminados, ya que pueden formar cánceres si se dejan en el intestino. Diagnosis of polyps requires a camera inspection of the colon (either a colonoscopy or flexible sigmoidoscopy procedure)

Tu edad hace que sea muy poco probable que el origen de la hemorragia sea algo tan serio como un pólipo o cáncer. El diagnóstico más probable para explicar tu sangrado es hemorroides.

Hemorroides

Las hemorroides son venas justo debajo de la superficie interior del recto y del ano. Las hemorroides pueden llegar a estar demasiado sobrecargadas y abultadas, sobre todo cuando hay una tensión para empujar por causa de una deposición que interfiere repetidamente con la circulación normal de estas venas. Una hemorroide abultada puede desarrollar un área débil que puede permitir que pequeñas cantidades de sangre se derramen en el recto. Las hemorroides pueden causar picazón o pueden manchar o humedecer la ropa interior. La mayoría de las hemorroides no causan dolor, pero algunos lo hacen causar dolor, sobre todo si se forma un coágulo de sangre, creando una “trombosis” hemorroidal.

Tu médico tratará de identificar las hemorroides durante una visita al consultorio. Una inspección de tu ano y el recto será necesario para confirmar tu diagnóstico. Un cilindro hueco lubricado llamado “anoscopio” puede ser utilizado por tu médico durante tu examen. Este tubo hueco es de aproximadamente del diámetro de un movimiento de intestino normal. Puede ser empujado suavemente contra tu ano y se inserta cuatro o cinco pulgadas en el recto para que tu médico pueda ver tu recto. Si tu médico observa la presencia de hemorroides debajo de la superficie de tu recto, entonces la mayoría de los expertos estarían de acuerdo de que a tu temprana edad, lo más probable es que no necesitarás más pruebas. Si las hemorroides no son visibles como para explicar tu sangrado, puedes requerir una evaluación adicional para verificar la presencia de pólipos en el colon.

Tu sangrado es más preocupante debido a tu historial personal o familiar.

La mayoría de las personas con un mínimo sangrado rectal no tienen una causa peligrosa de sus síntomas. Sin embargo, debes consultar a tu médico de inmediato debido a que tus probabilidades de tener cáncer colorrectal se incrementan, basado en tus síntomas. Las personas mayores de 50 años tienen un riesgo mayor de cáncer. Tu médico probablemente te recomendará una colonoscopia para examinar cuidadosamente tu colon.

Ciertas enfermedades médicas tales como “enfermedad inflamatoria intestinal” pueden causar síntomas que son similares a los de un cáncer de colon. La enfermedad inflamatoria intestinal es el resultado de una enfermedad autoinmune (un ataque por tu propio sistema inmunológico). La mayoría de las veces la enfermedad inflamatoria intestinal es finalmente identificada como “enfermedad de Crohn” o “colitis ulcerosa.” La enfermedad inflamatoria intestinal es más probable que sea una explicación para tu diarrea si eres un adulto joven, aunque los adultos mayores pueden desarrollar la enfermedad inflamatoria intestinal también.

Usted ha reportado sangrado rectal junto con síntomas de diarrea, urgencias rectales, o ambas cosas. Estos síntomas sugieren inflamación del colon o el recto. Es necesario que seas visto por tu médico. Si estás teniendo una gran cantidad de diarrea, el médico puede ser capaz de identificar tu diagnóstico mediante pruebas de una muestra de heces. Sin embargo, la mayoría de las personas que tienen sangrado rectal como la tuya necesitan una inspección visual del interior del recto o colon. Un cilindro hueco lubricado llamado “anoscopio” puede ser utilizado por tu médico durante tu visita al consultorio. Este tubo hueco es de aproximadamente del diámetro de un movimiento de intestino normal. Puede ser empujado suavemente contra tu ano e insertado cuatro o cinco pulgadas en el recto para que tu médico pueda ver tu recto. En lugar de esto, o en adición, puede ser programada una inspección por video de tu colon (una prueba de colonoscopia o la sigmoidoscopia flexible).

Las causas más comunes de inflamación en el colon o el recto incluyen:

Enfermedad inflamatoria intestinal

La inflamación en el recto o colon puede ser el resultado de una enfermedad autoinmune (un ataque de tu propio sistema inmunológico). Si tus síntomas han sido persistentes o recurrentes, una de las condiciones autoinmunes conocidas como “enfermedad inflamatoria intestinal” puede ser la causa. La mayoría de las veces la enfermedad inflamatoria intestinal es finalmente identificada como “enfermedad de Crohn” o “colitis ulcerosa.” La enfermedad inflamatoria intestinal es más probable que sea una explicación para tu diarrea si eres un adulto joven, aunque los adultos mayores pueden desarrollar la enfermedad inflamatoria intestinal también.

Diarrea asociada a antibióticos

Una infección que causa diarrea y sangrado puede surgir cuando las bacterias dañinas llamadas clostridium difficile  se multiplican en el colon. El crecimiento adicional de la bacteria c. diff.” a menudo se produce después de un tratamiento con antibióticos que ha matado a las bacterias inofensivas en el colon, pero se librado esta cepa potencialmente peligrosa. Si el c. diff  se convierte en las bacterias dominantes en el colon, pueden causar inflamación y síntomas.

Diarrea infecciosa ( “disentería”)

Si tus síntomas tardaron varios días en desarrollarse después de haber estado expuesto a alimentos o agua que pudieran estar contaminados, es posible que tengas una infección bacteriana en tu intestino. La diarrea que contiene sangre o pus y surge de una infección bacteriana se llama “disentería”. Tu muestra de heces puede ser revisada para las infecciones que son una causa de la disentería, inclyendo salmonella,shigella,campylobacter y cepas agresivas de e. coli.

Proctitis

La inflamación dentro del recto se conoce como “proctitis.” La proctitis puede ser causada por la contaminación del recto con las bacterias que se transmiten por vía sexual, como la gonorrea o una infección por Clamidia. También puede ser causada por tratamientos recientes o anteriores de radiación. La radiación para el cáncer de próstata o de la pelvis puede causar la inflamación del recto con un retraso de hasta 3 años después de tu último tratamiento.

Cáncer de recto

El cáncer rectal es una preocupación, especialmente si eres mayor de 50 años.

Estás teniendo tanto dolor como sangrado con tus deposiciones. Una inspección de tu ano y recto en una visita al consultorio de tu médico será necesario para identificar tu diagnóstico. Un cilindro hueco lubricado llamado “anoscopio” puede ser utilizado por tu médico durante tu examen. Este tubo hueco es de aproximadamente del diámetro de un movimiento de intestino normal. Puede ser empujado suavemente contra tu ano e insertado cuatro o cinco pulgadas en el recto para que tu médico pueda ver tu recto. Las causas más comunes de sangrado con dolor en el recto o el área del ano incluyen:

Fisura anal

Una fisura anal, un corte o desgarro en el orificio anal puede ocurrir si el ano está demasiado estirado por un traumatismo o por heces muy duras, o puede ocurrir si hay una infección en el recto.

Hemorroides

Las hemorroides son venas justo debajo de la superficie interior del recto y del ano. Las hemorroides pueden llegar a estar demasiado sobrecargadas y abultadas, sobre todo cuando hay una tensión para empujar por causa de una deposición que interfiere repetidamente con la circulación normal de estas venas. Una hemorroide abultada puede desarrollar un área débil que puede permitir que pequeñas cantidades de sangre se derramen en el recto. Las hemorroides pueden causar picazón o pueden manchar o humedecer la ropa interior. La mayoría de las hemorroides no causan dolor, pero algunos lo hacen causar dolor, sobre todo si se forma un coágulo de sangre, creando una “trombosis” hemorroidal.

Proctitis

La inflamación dentro del recto se conoce como “proctitis.” La proctitis puede ser causada por la enfermedad inflamatoria intestinal (colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn), por la contaminación del recto con las bacterias que se pasan a través del sexo (gonorrea o una infección por clamidia), o por tratamientos recientes o anteriores de radiación.

Úlcera rectal

Una herida abierta en el revestimiento del recto se llama úlcera rectal. La causa más común de una úlcera rectal es una infección por herpes. La inflamación alrededor de la úlcera rectal puede causar una sensación de que el recto no está completamente vacío. Las úlceras rectales también pueden causar que puedas pasar el mucosidad con o entre tus deposiciones.

Cáncer de recto

El cáncer de recto (cáncer colorrectal en el recto) es una preocupación, especialmente si eres mayor de 50 años. El cáncer colorrectal es la segunda causa más común de muerte por cáncer en los Estados Unidos. Es prevenible, si se identifican y se eliminan sin demora los pólipos en el colon. El cáncer colorrectal se pueden curar mediante cirugía si se identifica en una etapa temprana.

Seguir Leyendo: Page 1 of 1

Siguiente