Qué hacer cuando su hijo no quiere irse a dormir

Qué hacer cuando su hijo no quiere irse a dormir-MainPhoto

Los niños necesitan dormir mucho para funcionar al máximo. Los niños pequeños y los que van a preescolar podría necesitar de 11 y media a 13 horas y media de descanso todos los días, y, a esta edad, acostarse tarde no significa que se levantarán más tarde por la mañana. Los niños que no descansan lo suficiente tienden a estar molestos, irritados y se frustran con facilidad. Algunos se vuelven hiperactivos en un esfuerzo por mantenerse despiertos. Además, acostar a su hijo temprano le da un poco de tiempo para usted o su esposo al final del día. Acostarlos a una hora regular también les enseña límites.

¿Por qué mi hijo tiene dificultades para ir a dormir?

Los niños no quieren perderse de nada (piensan que la diversión comienza después de que ellos se duermen). Su hijo también podría tener problemas para separarse de usted o, simplemente, podría estar tratando de hacer valer su independencia.

¿Cómo puedo ponerle fin a los problemas para la hora de acostarse a dormir?

Siga estas estrategias comprobadas:

  • Establezca una hora razonable para dormir y hágala cumplir de forma consistente. Si usted periódicamente cede ante las peticiones de su hijo de quedarse despierto hasta tarde, él tratará de convencerle siempre.
  • Establezca un rutina nocturna, tal vez un baño seguido de un cuento o dos. Esto le da a su hijo una oportunidad para relajarse y le indica que el día ha concluido. Puede hacer que el ritual sea divertido (algo que él anhele, como historias o juegos o simplemente un tiempo a solas con usted), pero que sea algo tranquilo para que no se emocione o altere.
  • Avísele de que se acerca la hora de dormir. Puede decirle a su hijo que la hora de acostarse es en 30 minutos. Si aún no tiene mucho sentido del tiempo, ponga un cronómetro o dígale que será hora de dormir cuando cierto programa de TV haya terminado.
  • Haga que su cuarto sea un espacio placentero, por ejemplo, que tenga sus peluches favoritos y una lamparita nocturna si él quiere una. Cuanto más acogedora sea su habitación, más querrá estar ahí.
  • Dele algo de control. Él no puede decidir cuándo irá a dormir, pero puede decidir qué pijama quiere usar o qué libro quiere que le lea (incluso si es el mismo noche tras noche).
  • Anticípese a sus necesidades. Si él constantemente pide agua durante la hora de dormir, coloque un vaso a lado de la mesa de su cama. Antes de dejar el cuarto cada noche, pregúntele si necesita algo más.
  • Lidie con sus miedos. Si su hijo tiene problemas para separarse de usted, asegúrese de decirle que estará cerca y que lo estará cuidando. Es importante que él sienta que puede contar con usted para sentirse seguro, incluso si no está a su lado todo el tiempo.

No se preocupe si estas estrategias no funcionan de inmediato, en especial si nunca antes había establecido una rutina para dormir.

Podría requerir de unas cuantas semanas para que su familia se adapte. Mientras tanto, sea comprensivo pero firme en cuanto a apegarse a esto, incluso si no es conveniente para usted. Algunas veces, podría ser más fácil dejar que su hijo se duerma en el sofá mientras ve TV o lee un libro, pero usted estará mejor a largo plazo (y también su hijo) si él tiene un horario regular para ir a dormir.

Más información

Más información sobre el sueño infantil en Instituto del Sueño:El insomnio en los niños’.

Artículo de Chris Woolston, M.S. para HealthDay News

Seguir Leyendo: Page 1 of 1

Siguiente