Todo lo que necesita saber sobre el síndrome del corazón del atleta

Todo lo que necesita saber sobre el síndrome del corazón del atleta-MainPhoto

El síndrome del corazón del atleta es una condición cardiaca que podría desarrollarse en las personas que se ejercitan o entrenan por más de una hora al día la mayor parte de la semana. Este síndrome no es necesariamente malo para usted, si es un atleta. No es eso que hace que los atletas jóvenes se desplomen a mitad de la cancha. Aunque sí causa cambios estructurales en el corazón, una persona con la condición, normalmente, no notará síntomas. El síndrome del corazón del atleta no requiere de tratamiento y es importante diagnosticarlo sólo para descartar problemas cardíacos que son graves.

Como cualquier otro músculo, el corazón se fortalece con el ejercicio. Los ejercicios de resistencia, como trotar, nadar y el ciclismo, pueden hacer que el órgano sea más grande, lo cual permite que bombee más sangre con cada latido. Los entrenamientos cortos e intensos, tales como el levantamiento de pesas, aumentan más el poder de bombeo por medio del engrosamiento de las paredes del corazón.

Igual que los fisicoculturistas esculpen sus abdominales y bíceps a proporciones muy inusuales, muchos atletas competitivos y muy activos desarrollan corazones extraordinarios. El corazón no sólo es extra grande y grueso, también podría producir algunos ritmos irregulares (arritmia). Una persona con el síndrome del corazón del atleta también podría tener un ritmo cardíaco de reposo marcadamente lento, en el rango de 35 a 50 latidos por minuto. Además, los impulsos eléctricos pueden recorrer rutas extrañas a lo largo del corazón, lo cual causa lecturas anormales en un electrocardiograma (ECG o EKG). Juntos, estos cambios producidos por el ejercicio son llamados síndrome del corazón del atleta.

¿El síndrome del corazón del atleta es peligroso?

Un corazón agrandado, la arritmia y lecturas inusuales en un ECG serían signos de problemas graves para la persona promedio. De hecho, los ritmos y las lecturas de los ECG asociados con el síndrome del corazón del atleta frecuentemente imitan trastornos fatales. Pero el síndrome del corazón del atleta, en sí, es inofensivo. Los cambios “anormales” en los corazones de los atletas son, en realidad, una prueba de la habilidad del cuerpo para adaptarse.

Si un atleta tiene síntomas de dolor en el pecho, reporta latidos irregulares, o se ha desmayado, él o ella debe realizarse un examen médico para  determinar con precisión el problema.

Su doctor querrá realizar pruebas extras para determinar si los síntomas son un signo normal de la habilidad de su cuerpo para adaptarse al entrenamiento o si hay alguna anormalidad en su corazón. Las pruebas podrían incluir un electrocardiograma, un sonograma (una fotografía del corazón tomada por medio de ondas sonoras) u otro tipo de prueba.

Claro, algunos atletas sí tienen problemas cardiacos. Ocasionalmente, jugadores jóvenes de fútbol o básquetbol aparentemente sanos fallecen en medio de un juego o de un entrenamiento. En casi todos los casos, los doctores rastrean la muerte hacia una condición insospechada, por ejemplo, una cardiopatía congénita.

¿Cómo se trata el síndrome del corazón del atleta?

Ya que este síndrome es inofensivo, no hay razón para tratarlo a menos que experimente aturdimiento regular, dolores en el pecho o pierda la consciencia. Si realmente quiere un corazón “normal” de nuevo, todo lo que tiene que hacer es dejar de ejercitarse. Pronto, su corazón, junto con el resto de su cuerpo, regresará de nuevo a su antigua forma. Pero ¿por qué no mantener todo extra fuerte y saludable por un tiempo? Debería estar orgulloso de su cuerpo atlético (corazón incluido).

Más información

Más información sobre este síndrome en el artículo de Merck Manuals: ‘Corazón de atleta’.

Artículo de Chris Woolston, M.S. para HealthDay News

Seguir Leyendo: Page 1 of 1

Siguiente